Testimonios

“Es cuestión de tiempo el ser conscientes de que gestionamos las capacidades de las personas con las que trabajamos. La única herramienta con la que contamos para mejorar esa gestión son nuestras habilidades personales. Los profesionales de REMO nos ayudan a encontrar el camino para aprovecharlas, potenciar las de nuestros compañeros así como a optimizar los resultados.”

Jorge García Izquierdo, Director del Dpto. Servicios, Gamesa/SC SUR

 

“La visión y cultura de nuestra empresa ha cambiado notablemente después de esta formación. Hoy todos compartimos los mismos valores basados en un clima de respeto y comunicación fluida. Uno de los principales resultados fue la adquisición de habilidades y herramientas que permitieron la mejora del estilo de liderazgo del equipo directivo. También mejoramos el trabajo en equipo y aprovechamos al máximo las sinergias interdepartamentales, la cohesión grupal y el aumento de la satisfacción laboral.
La evaluación general de la formación fue excelente. Todos los directivos disfrutaron las sesiones, eminentemente prácticas, y solicitaron nuevas ediciones para seguir trabajando en el desarrollo de sus habilidades directivas.”

Pilar Casado. Jefa de RRHH, Metro Málaga

 


 

“Los contenidos teóricos, técnicos y prácticos del taller nos permitieron entender qué es la Inteligencia Emocional y el impacto que tiene en nuestro entorno de trabajo.
Entendimos la relevancia de prestar atención y entender las emociones propias y ajenas, aspecto crítico en la gestión de las mismas. Mejoramos la comprensión del impacto de los procesos emocionales en el desempeño de directivos y mandos intermedios. Y finalmente, aprendimos la importancia de la regulación emocional para asegurar el éxito en situaciones duras como negociaciones, dar feedback, gestión de despidos, etc.
En resumen, fue una formación muy práctica, que nos permitió trabajar con situaciones reales proporcionando seguridad y solvencia a nivel personal y profesional.”

Alberto Fernández. Director de RRHH, Grupo CIRSA

 


 

“El desarrollo de competencias emocionales en el empleado público es esencial para favorecer su crecimiento profesional y personal. Su aprendizaje se ve reflejado en la motivación, en el cumplimiento de sus funciones y en la mejor prestación y atención de servicios a la ciudadanía.”

Ricardo Manuel Fernández de la Cruz. Sección de Formación y RRHH del Ayuntamiento de Málaga